Dame un trozo de madera y te construiré un mundo.

Ana y Luisma, amigos de Dream Nepal desde su inicio, han venido a casa a visitarnos y nos han dejado un regalo: una casa de muñecas construida por ellos.

De una u otra manera, en Katmandú todos acabamos siendo carpinteros.

A %d blogueros les gusta esto: